Biocombustible a partir de aguas residuales


Hasta hace poco, las aguas residuales habían sido una fuente de etanol relativamente poco explotada. Ahora, una compañía estadounidense llamada Qteros y la israelí Applied Cleantech (ACT) están combinando sus tecnologías para convertir estas aguas en biocombustible de etanol.

Según los especialistas, a partir de las aguas residuales se podría crear biocombustible de alta calidad, así como reducir los gastos de las plantas de tratamiento de aguas residuales.

En el proceso se utilizan sólidos procedentes de los tratamientos de aguas residuales como materia prima. Normalmente, esta materia suele ser retirada de las instalaciones que lo generan para ser llevada a vertederos o para pasar a ser usada como fertilizante, lo que supone un gasto añadido.




Hace seis años un grupo de investigadores de Applied Cleantech se dio cuenta del potencial de las aguas residuales como fuente de celulosa alternativa y diseñaron un sistema para recuperar la celulosa de las plantas de tratamiento de dichas aguas. Al tiempo que el flujo de agua llega al sistema, una serie de filtros separan los sólidos del agua. Unos tanques de suspensión filtran la arena del fango, y la mezcla resultante se seca y se prensa para formar una pasta.

El microbio Q, una bacteria que de forma natural fermenta la celulosa en etanol utilizando sus propias enzimas es el encargado de producir entre 120 y 135 galones de etanol por cada tonelada de esta pasta, en comparación con los 100 galones de etanol por cada tonelada de materias primas convencionales como el rastrojo de maíz.

Fuente: Tendencias21

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
©2009 el laboratorio de darwin | by TNB