Adiós a los cables, electricidad por ondas


En la conferencia celebrada del 21 al 24 de julio en Oxford, Eric Giler, jefe ejecutivo de la firma WiTricity demostró que se puede suministrar energía eléctrica a cualquier dispositivo, sin necesidad de usar cables.
En una presentación realizada en dicha conferencia, Giler hizo que un teléfono móvil iPhone de Apple y una televisión, funcionaran sin estar enchufados a la pared ni llevar baterías de ningún tipo.


No es magia, sino un sistema basado en un simple fenómeno físico, y que algún día podría acabar con kilómetros y kilómetros de caros cables de cobre y miles de millones de baterías desechables (se calcula que cada año se fabrican 40 mil millones de estas baterías).

La llamada eléctrica hace que, cuando dos objetos tienen la misma frecuencia resonante, intercambien fuertemente energía entre sí y, por tanto, que la transferencia energética sea mucho más eficiente entre ellos, si se aplica a dicha frecuencia.

El dispositivo desarrollado por Witricity saca partido, concretamente, de la resonancia de las ondas electromagnéticas de baja frecuencia, que alcanzan una longitud de alrededor de 30 metros.

Cada una de las bobinas que componen el sistema está cuidadosamente diseñada para llevar la misma frecuencia resonante que el resto.

Una de estas bobinas, la principal, se conecta a una fuente de electricidad para que genere un campo magnético resonante, entre ella y las otras bobinas. Esto provoca que entre la primera bobina y el resto fluyan “ristras” de energía.

El voltaje generado –ondas electromagnéticas que fluyen a través del aire- es suficiente como para cargar cualquier dispositivo sin necesidad de cables, aseguró Giler. Para conseguirlo, sólo se requiere de una bobina principal, que va metida en una caja, y de otras bobinas.

La caja de la bobina principal se puede “esconder” o incrustar en la pared, en el suelo o debajo de un escritorio, por ejemplo. Las otras bobinas irían acopladas a los aparatos, que comienzan a cargarse en cuanto se encuentran dentro de los límites a los que llegan las ondas de la bobina principal (es decir, a una distancia de unos 30 metros).

La energía entre las bobinas es transferida a través de campos magnéticos, ya que "WiTricity" funciona usando el principio de inductancia, en el que una carga eléctrica es almacenada en forma de campo magnético en la bobina de un conductor.

Así, además del funcionamiento, se garantiza la seguridad, afirman los expertos. Al parecer, estos campos magnéticos interactúan con los objetos cotidianos menos que los campos eléctricos; y los humanos y la gran mayoría de cosas que nos rodean somos de naturaleza no-magnética.

Tan solo intentad imaginar la cantidad de aplicaciones de este descubrimiento

Fuente: Tendencias 21

2 comentarios:

David Saltares dijo...

Algo más que curioso, con muchas posibilidades de aplicacón real y un cuantioso posible beneficio.

Supongo que habrá que esperar que fermente un poco la cosa y que desarrollen sistemas seguros y sin riesgos, porque eso de que la electricidad viaje "a sus anchas" seguro que levanta a muchos detractores.

Saludos.

PD: Un blog muy interesante.

P. Josh dijo...

Tienes razón, a priori parece muy bonito pero como todo en la ciencia, es un modelo, ahora se debe perfeccionar y eso es lo que más trabajo lleva. La idea es cuanto menos revolucionaria ya que con ella cambiaría el modelo de suministro y almacenamiento electrico tal y como lo conocemos, esperemos que salga adelante y sobre todo que podamos llegar a verlo con nuestros propios ojos..
Muchas gracias por el comentario ;D

Publicar un comentario en la entrada

 
©2009 el laboratorio de darwin | by TNB