Un 15 % más cerca del hidrógeno como combustible


El alto coste de la fabricación de células de combustible hace que su producción a gran escala para la generación de energía sea casi imposible, pero unos investigadores de la Universidad Estatal de Arizona están trabajando para cambiar eso, de modo que en el futuro los automóviles, el suministro eléctrico y muchas más aplicaciones puedan funcionar con la tecnología “verde”.

Arunachalanadar Madakannan (Kannan), profesor de tecnología de la ingeniería, ha estado estudiando las células de combustible PEMFC durante más de ocho años. Las células de combustible de Kannan y su equipo están basadas en el uso de catalizadores y electrodos basados en nanotubos de carbono.

Las células de combustible, que generan energía eléctrica de manera limpia y silenciosa mediante el paso de combustibles como el hidrógeno por un electrodo mientras circula el aire por un segundo electrodo, se conocen desde hace alrededor de 100 años. Pero su desarrollo ha estado frenado durante mucho tiempo por culpa del alto costo de la tecnología así como de sus riesgos en materia de seguridad.

Una célula de combustible PEMFC se fabrica con un ánodo basado en el hidrógeno, que forma el terminal positivo, y un cátodo basado en el oxígeno, que constituye el terminal negativo, con el platino (complementado con partículas de carbono) actuando como catalizador para producir la electricidad.

Las células de combustible producen electricidad de un modo muy limpio, pues generan agua como único producto de desecho.

Los científicos han estado estudiando la tecnología de las células de combustible desde su aparición, pero, aun después de un siglo de investigaciones, el costo de producción de las células de combustibles es alto, debido a los catalizadores basados en platino.

EL platino es el electrocatalizador mas eficaz, y además de un buen conductor eléctrico en las células de combustible, pero su coste es tan prohibitivo que no resulta viable usarlo para las aplicaciones cotidianas de las células de combustible basadas en él.

Kannan está trabajando para crear PEMFCs de más bajo costo. Su enfoque innovador permite el uso de menos platino sin que ello reduzca la eficiencia energética de la célula.

Este proceso modificado ahorra entre el 10 y el 15 por ciento aproximadamente del costo, en comparación con el proceso convencional, sin sacrificar potencia de salida. Aunque se trata de un paso modesto, puede ser el inicio hacia avances mucho más prometedores.

Fuente: Universidad de Arizona

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
©2009 el laboratorio de darwin | by TNB