El VIH puede correr pero no puede esconderse


El virus de inmunodeficiencia humana o HIV produce el temido SIDA, un síndrome que debilita el sistema inmunológico y permite que otras enfermedades ataquen despiadadamente el cuerpo. El virus del HIV se puede recibir si una persona recibe transfusiones de sangre contaminada con HIV, si una persona tiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada, o si se usan jeringuillas contaminadas con el HIV. Una vez la persona está infectada, pueden tomar hasta 10 años para que se desarrollen los síntomas del SIDA. Sin embargo, el virus se puede pasar a otras personas mucho antes de esta fecha, convirtiéndolo en un virus casi epidémico.

El tratamiento convencional contra el HIV son las terapias antiretrovirales de alta actividad, una combinación de medicamentos que, desafortunadamente, no pueden eliminar algunos virus que se esconden dentro de las células. Es por esto que una persona con el VIH puede tener un conteo del virus de casi cero, pero nunca está completamente curada.

Es aquí que entra una recién descubierta sustancia química, el ácido hidroxámico suberoilanilida. Esta sustancia, que originalmente se aprobó para tratar la leucemia, le envía una señal al virus del HIV escondido para que salga de donde está. De acuerdo a Matija Peterlin, la científico a cargo de esta investigación, una vez el virus del HIV llega al torrente sanguíneo, puede ser atacado por los medicamentos antiretrovirales convencionales.

Este estudio es un paso de avance en el tratamiento del HIV, un virus que afecta a más de 40 millones de personas alrededor del mundo, incluyendo más de 50,000 boricuas.

Fuente: Ciencia PR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
©2009 el laboratorio de darwin | by TNB